viernes, 19 de septiembre de 2014

FRANCISCO GÁMEZ CARDONA PANCHO “LA GALLINA”, SALTILLO...!!!

Francisco Gámez Cardona, Don Pancho “La Gallina” (1923-1987) se dedicó durante algún tiempo al oficio de Captor y Expendedor de Aves de Ornato, del cual formó parte de una Asociación, fue el heredero de la batuta de la Danza Tlaxcalteca del Ojo de Agua, que fundó y dirigió por años, aquel vendedor de macetas, don Andrés Vázquez.

La Danza del Ojo de Agua llegó con los Tlaxcaltecas a Saltillo y de generación en generación se perpetúa su ejecución en homenaje al Santo Cristo del Ojo de Agua. Fue Don Andrés Vásquez el penúltimo propagador de la Danza de la Fe, misma de la que formaba parte Don Francisco Gámez desde la tierna edad de los doce años.

Días antes de que falleciera Don Andrés, invitó a “La Gallina” para que fuera el continuador de la tradición folclórica tlaxcalteca y saltillense a la vez. Pancho aceptó la grave pero honrosa encomienda al jurar ante el Cristo del Ojo de Agua: presentar la Danza Tlaxcalteca, año tras año y durante toda su existencia, el segundo domingo de septiembre, fecha de la máxima festividad de Santo Patrono.

Don Andrés obsequió a “La Gallina” la casa marcada con el número 1411 de la calle Constitución del Barrio del Ojo de Agua, para que el grupo de danza tradicional de Saltillo continuara saliendo de esa casa a cumplir con su misión de fe cristiana.

Es de ese lugar de donde parte Don Pancho para emprender un movimiento de su danza, la Danza del Ojo de Agua. Pronto se convirtió dicha casa, en la meca y santuario de la Danza Tlaxcalteca, ésta se tornó en Taller folclórico para que practicaran los danzantes los pasos de sus danzas por espacio de tres horas semanales; además de transformarse en centro artesanal para confeccionar -bajo la dirección de Don Pancho y su familia- el vestuario, huaraches, nagüillas, chalecos, penachos, arcos, sonajas, calzoneras y camisas.

Don Francisco recibió muchos reconocimientos en vida. Se le aplaudió en Real de Catorce, en la Basílica de Guadalupe, en San Juan Nuevo, en Del Río, en Laredo y en varios países europeos, donde integró grupos de danzantes y en donde se aplica su técnica de sastre folclórico.

Así, Don Pancho “La Gallina”, cumplió religiosamente con su promesa. Don Francisco Gámez Cardona hizo posible que no desapareciera esta bella TRADICIÓN EN MOVIMIENTO.

El 08 de febrero de 1987 murió Don Francisco, pero perdura el pacto religioso de propagar la Danza Tlaxcalteca, la Danza del Ojo de Agua, la del Cristo del popular barrio saltillense.

En la imagen: De pie Vestido de Matachín, a lado derecho de la señora, Pancho La Gallina.

Textos de: Galindo Carrillo, Sergio A.; Memorias de Saltillo, No. 12; JULIO-AGOSTO de 1995.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

EL NUEVO MERCADO JUAREZ 1957, SALTILLO..!!



El mercado en el centro de la ciudad fue una necesidad en el pasado, facilitaba la actividad comercial de los vecinos.
En 1942 se abrió al tránsito vehicular la calle de Padre Flores, entre Aldama y Pérez Treviño y, más tarde, en 1958, cuando el nuevo mercado fue puesto en servicio, se amplió la calle de Narciso Mendoza en su lado sur y se pavimentó. Entonces los comerciantes dejaron la calle y volvieron al mercado.

El Mercado Juarez se quemó en dos ocasiones, el 15 de noviembre de 1925 y el 14 de diciembre de 1952. El Mercado Juárez fue reconstruido, quedando básicamente tal como lo conocemos, y siendo reinaugurado el 20 de noviembre de 1957, que fue el tercer edificio, con 200 locales.

Este nuevo mercado de tres plantas se componía de de 220 locales, los cuales distribuían todo tipo de productos para la vida diaria: abarrotes, puestos de loza, panadería, peluquerías.

El actual edificio se remodeló al cumplir los primeros 100 años del mercado en 2002, y el cambio de fachada le regresó un aspecto más convencional acorde con los otros edificios del área: paredes altas, remates de cantera y ahora 155 locales más espaciosos para la venta de productos nacionales, productos alimenticios frescos y preparados, productos de uso doméstico y además de otros servicios como santería.

Este mercado reúne comercios de tipo artesanal en la planta baja y en la alta podemos encontrar la gastronomía típica de la región con el degustamiento de carnes, barbacoa, pozole, menudo.
Textos: Sigifredo Lopez Herrera/Diario de Coahuila.

PANORAMICA AL SUR DE SALTILLO EN 1960!!


Posiblemente tomada desde el Edificio del Café Oso, ubicado en la calle de Allende casi esquina con Lerdo, esta era la perspectiva panorámica al sur que se aprecia de nuestra ciudad.

“La Loma de la Cruz” donde se encuentra el Barrio de Santa Anita y sobre la misma más al oriente el Barrio tradicional del Ojo de Agua.

Para 1950 este edificio fue diseñado para las instalaciones del Café Oso y fue uno de los más representativos de la época que vino a romper con la arquitectura de nuestra ciudad, Oscar Flores Tapia se refiere al mismo en "Herodes" como:

“Saltillo ya tiene un rascacielos, con el nuevo edificio de la calle Allende”.

miércoles, 16 de julio de 2014

EL COAHUILA Y ZACATECAS EN LA ESTACION AVALOS 1972..!!


El Ferrocarril Coahuila y Zacatecas, había sido proyectado desde sus inicios como un ferrocarril de carga al servicio de las minas de la región de Concepción del Oro, Zac., sin embrago, pronto se determinó que pudiera ser también de pasajeros, así cumpliría con los requisitos marcados en la nueva Ley Ferroviaria, trasportando a las personas de la ruta del ferrocarril.

El recorrido de los 125 kilómetros se hacía en 5 horas, teniendo paradas en San Juan (7.8 kms.), El Crucero (16.7 kms.), La Encantada (17.7 kms.), Estación Carneros (38.7 kms.) Buñuelos (50 kms.), Martínez (57.0 kms.). La India (59.9 kms.), Estación Fraile (63.3 kms.), La Pedrera (69.1 kms.) Punta de Santa Elena (75.9 kms.), Melvilla (79.7 kms.), Las Cotuchas (83.2 kms.), Jazminal (88.4 kms.), San Carlos (97.0 kms.), San Miguel ( 103.1 kms.), Estación Avalos (107.7 kms.), Estación Margarita (119.1 kms.), Las Lajas (120.9 kms.), Estación Concepción del Oro (125.0 kms.), algunas eran estaciones de bandera o paradas que había en el camino, de la ruta de Saltillo a Concepción del Oro, correspondientes al Distrito Concepción del Oro, también se servía al Distrito de San Pedro a partir de Estación Avalos (0 kms.), Bonanza (5.2 kms.) Canutillo (9.8 kms.), Jesús María (18.2 kms.), San Pedro (27.1 kms.)

Información: Marco A. Gonzalez Galindo

miércoles, 2 de julio de 2014

LA QUINTA RESTAUMEX, SALTILLO..!!!

Algunos de quienes la conocieron, dicen que fue un ANGEL en la tierra y la llamaron: “Mami”.
Rosemary Carolyn Olson de Fishburn nació en la ciudad de Independence, Missouri, en los Estados Unidos en 1928. Hizo sus estudios de música en la Universidad de Colorado, sacando dos títulos, uno como cantante/vocalista y el otro como maestra de música.

Ahí conoció a su esposo, Edwin Robert Fishburn (“Bob”), ingeniero químico, haciendo su especialidad en Seguridad Industrial. Se casaron en 1950 viajando para su luna de miel a México: Monterrey, Saltillo, Durango y Mazatlán. Ahí les nació la idea de vivir en este país, para compartir sus vidas, ayudando con sus talentos a mejorar las condiciones de vida de la gente de México. Para ese fin, estudiaron español en clases nocturnas desde 1950.

En 1960, Bob y Rosemary con sus dos hijos, se mudaron a vivir a Saltillo, como misioneros de la iglesia Comunidad de Cristo. Estudiaron español y la cultura mexicana en los cursos de verano de la Escuela Normal durante tres años. Sus hijos Rita y Robin asistieron a la Escuela Primaria Anexa a la Normal. En 1967, Bob se enfermó gravemente, y se fue a Missouri para ser atendido allá. La familia lo siguió poco después. Bob falleció en 1969. Rosemary y sus dos hijos regresaron a Saltillo poco después para continuar con su misión: ayudar a la gente de México.

Viendo lo difícil que era para muchos jóvenes que vivían afuera de las grandes ciudades poder asistir a la universidad, por el costo de la asistencia, se les ocurrió la idea de tener un centro estudiantil.

En septiembre de 1963, el Centro Estudiantil Restaumex (CER) abrió sus puertas a 10 jóvenes de México y Honduras, en una casa rentada por la calle de Cuauhtémoc Sur, en Saltillo. Fue tanta la demanda, que para el próximo año, rentaron la otra parte de la casa aceptando a 20 jóvenes.

En 1965 se compró la Quinta Restaumex, para poder dar alojamiento a una mayor cantidad de jóvenes. A la par con sus estudios universitarios, los estudiantes participaban en diversos proyectos productivos y actividades para el sostenimiento del centro estudiantil tales como el cuidado de hortalizas y de animales de granja (conejos, gallinas, cochinos, ovejas, peces, una vaca, y abejas), carpintería, en la cocina, y mantenimiento de la quinta. El Centro Estudiantil intentaba ser auto-suficiente para su comida en cuanto a las verduras y carne.

La visión de Bob y Rosemary para el CER, fue la de dar educación a jóvenes que deseaban superarse, ensenándoles a “pescar, no solo darles el pescado”. Rosemary no requería examen de admisión, pues creía en el desarrollo de todas las personas, creyendo firmemente en la capacidad de cada persona en salir adelante, teniendo los apoyos necesarios.

El CER tenía reglas estrictas de conducta, por ejemplo no fumar ni beber alcohol, las horas de estar en sus dormitorios, la limpieza y orden de sus cuartos, y sus quehaceres de media hora diarios, además de los 15 horas de trabajo. Cuando aún vivía Bob, cada semana santa se llevaban a los jóvenes del CER que habían completado sus horas de trabajo y demás responsabilidades escolares, a un viaje al sur de la república. Bob también daba cursos de salvavidas a los jóvenes del CER y a otros en la quinta.

El CER brindó apoyo educativo, asistencia, y educación de valores humanos a cientos de jóvenes de todo México, y de otros países de Latinoamérica: Honduras, El Salvador, y el Perú. El apoyo económico procedía de donadores de Estados Unidos y Canadá, quienes becaban a los jóvenes. Cada Navidad se enviaban cientos de cartas pidiendo donativos para el CER.

La Quinta “Restaumex” queda ubicada en nuestra ciudad en la Calzada Antonio Narro #707 Zona Centro y hoy abre sus puertas con una nueva propuesta educativa y como legado de Rosemary Carolyn Olson de Fishburn, hoy Universidad Carolina.
Créditos e Información: Rita Elaine Fishburn ./SaltillodelRecuerdo.

jueves, 26 de junio de 2014

EL ORIGEN DEL BEISBOL EN SALTILLO…!!!

El beisbol Saltillense es polémico e incierto en sus inicios, hay muchas opiniones encontradas en torno al origen exacto, y porque es imposible unificar criterios; pero basados en los primeros vestigios que se sabe sucedieron en el patio interior del Colegio de San Juan Nepomuceno, quiere decir que el beisbol nació aquí en nuestra ciudad,donde se practicó por primera vez en forma privada, en el otoño de 1893 (noviembre) con la formación de tres equipos cuyos nombres fueron: el San Luis Gonzaga, el Berma y el Kostka integrado por estudiantes mayores, medianos y menores que lo jugaron durante cinco años y medio, guiados por los padres Jesuitas del lugar.
Pero no era un beisbol con todas las de la ley, en un principio fue burdo, en un patio chico, Jugando sin ton ni son, un pasatiempo como aprendizaje del nuevo deporte.

Los juegos de pelota privados en el Colegio San Juan Nepomuceno parecen ser el antecedente real de los primeros partidos en esta ciudad. La característica de privados es porque solamente lo practicaban los jesuitas a puerta cerrada, en el interior del colegio, sin espectadores. Importantes es establecer que se documenta oficialmente el año de 1893 como la fecha en que llegó el beisbol a Saltillo, aunque hay versiones no comprobadas-sin testimonios-de que en esta ciudad se jugaron los primeros partidos de México, cuando el creador de este deporte, el coronel Abner Doubleday, estuvo presente en las filas de los invasores norteamericanos que combatieron en la batalla de la angostura en 1847, entonces muchas crónicas Estadounidenses lo sostienen que las tropas invasoras se entretenían practicando el béisbol.
En la Imagen: Alumnos practicando el béisbol. Al fondo, la antigua cúpula de San Juan; y, a la izquierda, el monumento con que remataba la capilla funeraria donde reposaban los restos mortales de los jesuitas de Saltillo.

Información: Roberto Gonzalez Zamora/La Historia del Beisbol en Saltillo/Memorias de un Cabecero.
Imagen: José Roberto Mendirichaga Dalzell/ El Colegio San Juan Nepomuceno, 1878-1914.

miércoles, 18 de junio de 2014

LAS LADRILLERAS EN SALTILLO…!!

Por muchos años la quema de llantas fue una práctica muy común para la elaboración de los ladrillos en las laderas del arroyo del Pueblo de nuestra ciudad pero esta actividad ha ido desaparecido poco a poco, sólo son algunos quienes continúan con la actividad artesanal del ladrillo, pues de las más de 500 ladrilleras que había 20 años atrás ahora sólo quedan algunas ladrilleras operando con la utilización de leña para la cocción de su barro.

Don Dámaso Rodríguez, David Zamora, Ruperto García de Letona y Secundino Cortés son los pioneros de la industria del Barro en Saltillo, quienes instalaron las primeras ladrilleras en el Arroyo del Pueblo en el año de 1884.

Los empresarios de la arcilla edificaron sus ladrilleras en la ramificación del Arroyo del Pueblo, que pasaba entre el bulevar Francisco Coss y la colonia Jardines del Valle, cauce que se conocía en esa época como Arroyo Mexiquito, el cual se une al Arroyo los Ojitos.
Como testigos mudos de los inicios de esas ladrilleras en nuestra ciudad, estuvieron por muchos años las ruinas de los hornos de adobe en la colonia Republica Poniente, justamente, en la manzana formada por las calles de Chihuahua y Baja California, entre las prolongaciones Obregón y Purcell al norte de nuestra ciudad, los cuales pertenecieron a Dámaso Rodríguez y Compañía.

A unos cuantos metros del Arroyo del Saltillo, de la Barranca o del Pueblo, justamente, al lado sur de la Unidad Deportiva “Oscar Flores Tapia”, se encuentra el centenario vestigio del primer ladrillas que se edificó en la ribera del Arroyo de la Barranca, nombre por el que se conocía en esa época, según planos elaborados en 1902 por Eduardo R. Laroche.

En honor a la verdad histórica, don Dámaso Rodríguez es el pionero de los ladrilleros en nuestra ciudad, porque en 1883 los inició, pero fue hasta 1900 cuando funda la “Gran Compañía Ladrillera de Saltillo, S. A “ .
Fábrica de Ladrillos Behaun es el nombre del primer ladrillar que don Crecencio Rodriguiez González fundó en el año de 1889 al lado occidental del Arroyo del Pueblo, precisamente a un lado de la Presa del Pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala.

Los dos fundadores de los ladrillares de Saltillo fueron miembros de la iniciativa privada, también ocuparon cargos de elección popular.
El Banquero Dámaso Rodriguez murió por causas naturales y el empresario Crescencio falleció trágicamente en las corrientes del Arroyo del Pueblo, junto al ladrillar Behaun, según leyenda de su barrio.

Información: Sergio A Galindo Carrillo/Memorias de Saltillo 1/1993.